En la Divina Comedia de Dante, en el Inferno, canto V (círculo II, los lujuriosos), verso 103, leemos: Amor, ch’a nullo amato amar perdona. Ángel Crespo tradujo este pasaje como: «Amor, que a nadie amado amar perdona».