Escritura • Libros • Poemas • Corrección • Traducción

Foto del libro Kokoro de Natsume Soseki

RESEÑA: Kokoro de Natsume Sōseki | Sombras del pasado y conflictos del alma

Cuando admiramos mucho a alguien, suele ser difícil imaginar que esa persona sea capaz de cometer los actos más viles, cobardes o egoístas. Tal contradicción no cabe en nuestra mente.

Pero la novela Kokoro, de Natsume Sōseki (1867-1916), nos muestra una realidad contradictoria de ese tipo, un viaje sereno a las honduras del corazón solitario y atormentado de Sensei, uno de los dos protagonistas del libro.

Natsume Sōseki es considerado por muchos el más grande novelista de la literatura japonesa moderna, y su obra cumbre es, precisamente, Kokoro, escrita dos años antes de su muerte. Otras de sus novelas más famosas son: Soy un gato (1905-1906), Botchan (1906) y El caminante (1912).

Pero aquí nos limitaremos a dar nuestras impresiones de Kokoro.

La novela está ambientada en los últimos años de la era Meiji (1868-1912) y retrata una visión escindida del mundo en la que se intenta forzar una unión entre los nuevos valores occidentales y los valores tradicionales de Japón.

Sinopsis de Kokoro

En la playa de Kamakura, el joven narrador conoce a un hombre mucho mayor que él que lo intriga y con el que entabla amistad. Una vez se ha estrechado su relación, el narrador comienza a referirse al hombre como «Sensei».

El narrador visita varias veces a Sensei en Tokio. Allí descubre que este vive una vida aislada y desocupada junto a su esposa, y que cada mes va al cementerio a visitar la tumba de un viejo amigo. Dentro de Sensei hay una amargura profunda, una desilusión con el mundo y una batalla interior que despiertan el interés del narrador por conocer su pasado, pero aquel se rehusa a contarle nada.

En la segunda parte del libro, el narrador vuelve a su casa natal en el campo, para acompañar a su padre, que está gravemente enfermo.

Varios días después, recibe una extensa carta de Sensei en la que este finalmente cuenta los detalles secretos de su pasado. Para ese momento, Sensei se ha quitado la vida. El contenido de la carta ocupa toda la tercera y última parte de la novela.

Té, puerta y jardín en Japón

Mi opinión

A nosotros, que hemos nacido en esta época de libertad e independencia, no nos queda más remedio que soportar la soledad. Es el precio que tenemos que pagar por este tiempo que nos ha ocado vivir.

Natsume Sōseki, Kokoro, 2014, p. 55.

No creo que Kokoro sea el tipo de lectura que le guste a cualquiera. Su trama no es veloz, dinámica ni atrapante. En muchos momentos pareciera, de hecho, que la historia no avanzara en lo absoluto. Tiene un estilo más bien contemplativo.

No obstante, es una novela profunda y muy bien escrita; emotiva e inteligente; sincera y penetrante. Representa con destreza el malestar de una época y retrata al ser humano en su variada gama de matices contradictorios.

Una de las primeras cosas que causa extrañeza de la versión en español del libro es su título sin traducir: kokoro significa «corazón». Pero es un término con muchos otros significados, y el autor le saca provecho a esa ambigüedad. Kokoro es también «sentimiento», «alma», «pensamiento», «el corazón de las cosas»…

La novela se adentra tanto en el pensamiento y el corazón de Sensei, como en el centro de un conflicto interno del ser humano y en el conflicto cultural de una época.

Algo que me gusta bastante de Kokoro es cómo los temas del aislamiento frente al mundo y de la división interna aparecen representados tanto en un nivel psicológico como filosófico.

Por un lado, Sensei se retira del mundo motivado por la muerte de su amigo, por su remordimiento, por la fealdad que halla en lo hondo de su corazón, su sentido de la responsabilidad, su pesar profundo. Es un hombre solitario desilusionado con al vida. Y la lucha interna que libra en su interior puede muy bien ser una lucha entre la vida y la muerte, el pasado y el presente, la culpa y el perdón, el deber y el deseo…

Por otro lado, su soledad es la alienación cultural del hombre moderno despojado de sus tradiciones, separado de su visión más sencilla y segura del mundo. Su conflicto interno es el combate entre el individualismo y los valores tradicionales, entre el deber que impone la tradición y sus pensamientos y deseos más íntimos.

Una lucha interna entre la mentalidad occidental y la japonesa que caracterizó a ese difícil periodo de transición que fue a era Meiji.

Conclusión

Kokoro nos presenta una historia que es a la vez sencilla y compleja, conmovedora y profunda. Como los grandes clásicos inmortales, es una novela de gran riqueza, que se presta para muchas relecturas e interpretaciones. Una verdadera obra maestra.

Puntuación

5/5

⭐️⭐️⭐️⭐️⭐️


En caso de que estés en Latinoamérica o en Estados Unidos, tal vez prefieras adquirir el libro a través de este otro enlace.

También recomiendo probar Kindle Unlimited, que te permite descargar y leer, cuando y donde quieras, más de un millón de libros electrónicos. Ofrece 30 días de prueba gratis y la suscripción se puede cancelar en cualquier momento.


Esta página contiene enlaces de afiliado. Si compras algo a través de los enlaces contenidos en esta página, estarás contribuyendo al mantenimiento de la misma sin tener que pagar ningún monto adicional al de tu compra. Agradezco mucho tu apoyo.

En calidad de Afiliado de Amazon, obtengo ingresos por las compras adscritas que cumplen los requisitos aplicables.

As an Amazon Associate I earn from qualifying purchases.

Compártelo:

Anterior

RESEÑA: «Las armas secretas», de Julio Cortázar | Un espíritu vengativo

Siguiente

Eveline

2 comentarios

  1. Gracias por compartirla. Me ha llamado la atención y creo que me voy a decidir a comprarla.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: